Desde hace años el Cold Cream está experimentando un gran éxito entre las mujeres. Pero, ¿conoces exactamente los beneficios que pueden aportarte los productos con Cold Cream?  Descubre todas las ventajas de esta emulsión de agua y grasas, delicadamente perfumada.

Cosmética con Cold Cream, una breve introducción...

El término Cold Cream proviene de Inglaterra y significa crema fría. Se le llama así porque las primeras Cold Cream procuraban una sensación de frío cuando eran aplicadas. Actualmente la industria cosmética tiende a eliminar esta sensación de frio en muchos productos que incorporan Cold Cream. El Cold Cream es simplemente una emulsión de agua y ciertas grasas (o aceites) como cera de abeja, a la que se añaden algunos agentes perfumados. Una fórmula sencilla y tradicional, la mejor opción para restaurar y reparar la película hidrolipídica de la piel.

La crema Cold Cream es buena para tu piel...

El Cold Cream o los productos con una base Cold Cream tienen la propiedad de proteger, suavizar, reparar e hidratar intensamente la piel. Es efectivamente una crema que mantiene una barrera lipídica muy fuerte protegiendo de forma especial la piel de todo tipo de agresiones externas, en particular del frio. Es por ello que se recomienda especialmente para las personas que trabajan al aire libre o practican  deportes de invierno. Los bebés al tener una piel muy frágil y sensible también se benefician de las propiedades de esta crema.

Productos extra con Cold Cream para cara, pies, manos, ...

La industria cosmética una vez constatada la gran eficacia del Cold Cream, ha optado por incorporarlo en muchos de sus productos. Geles, leches  hidratantes y productos de ducha con Cold Cream dejan la piel muy suave y bien hidratada. Las cremas para la cara y cuerpo reparan y protegen de la piel seca ... ¡Las cremas para las manos y los pies no son una excepción!  No obstante, dentro de las gamas de productos con Cold Cream, destacan especialmente los cosméticos que incorporan un Cold Cream vegetal que es 100% natural, a diferencia de otros productos que incorporan un Cold Cream obtenido químicamente.

Los productos con Cold Cream vegetal son buenos para ti, para tu cuerpo y también para tu bebé.  Eficaces e intensamente hidratantes... ¡Una vez los pruebes ya no querrás usar otros !